Grabación: cuando hay imprevistos #diario_LTCL

DSC_3846Si hay más de 35 personas en un solo lugar, con tareas individuales y una limitación temporal, lo más lógico es que surjan imprevistos, problemas o cosas a resolver.

Aunque la pre-producción está para minimizar al máximo los problemas durante la grabación y postproducción, hemos de ser conscientes de que hay un margen para imprevistos, por lo que hemos de tenerlos previstos.

No sabremos el qué será exactamente con lo que tendremos que lidiar, puede que se encuentre entre las cosas anotadas en la lista de cosas «frecuentes» que pueden fallar, o en las cosas «particulares» del proyecto donde podrían torcerse las cosas. O puede que sea algo totalmente aleatorio, que nadie imaginase.

Al final de todo imprevisto la solución está (normalmente) en gastar más dinero. Así que los imprevistos se preven con una cantidad económica (variable) guardada desde producción.

No todos los imprevistos son de «necesito comprar esto», pero normalmente suelen conllevar:

  • Retraso de tiempo (lo que equivale en el peor de los casos en dinero).
  • Contratación de equipo/personal extra (dinero)
  • Bloqueo de grabación (mucho más dinero)

Al escribirlo me suena a muy «materialista» pero es verdad, lo que no está previsto cuesta dinero. Si el equipo de producción es ágil y creativo, puede que resuelva la situación con poco dinero o incluso solo con algo de tiempo, sin que conlleve un retraso que nos desbarate la producción.DSC_3956

A parte del dinero, cualquier imprevisto de algún departamento del proyecto, conlleva en el equipo de producción trabajo extra, así como nervios, malhumor en ocasiones y bastante presión. No sé si lo sabíais, pero sí.

Hay un chiste sobre productores que podría resumir esto: «¿Qué dice un productor si le dices que hay que cambiar una bombilla? El productor responderá ¿por qué hay que cambiar la bombilla?»

Y no es que seamos malas personas (he borrado la palabrota), sino que un gran número de personas acude al dpto. de producción para solicitar muuuchas cosas. Y la cadena de mando de producción (que va desde aux. producción, jefe producción, director de producción y productor) ha de saber discernir qué cosas son imprescindibles y cuáles no, porque todo lo que se solicita es «extra». Es decir algo no previsto, y sí, implica dinero.

Desde producción no le respondemos al técnico o responsable de dpto. que lo que nos solicita «cuesta mucho dinero, haberlo pensado antes y ahora te fastidias con lo que tienes», básicamente porque buscamos lo mismo: que el proyecto quede lo mejor posible. Le preguntamos ¿por qué lo necesita? ¿cuáles son las características? ¿con qué podríamos funcionar? etc. porque muchas veces razonando las cosas en voz alta, la misma persona que te solicita el «extra» encuentra una solución con la ayuda del equipo de producción con los propios recursos que ya se cuentan para el proyecto.

Es obvio que la persona que viene a pedirte el extra es la responsable seguramente de ese imprevisto, pero ¿qué ganas haciéndoselo notar de forma brusca o malintencionada? No conviene tener a personas frustradas-enfadadas en ningún equipo de trabajo, mucho menos en una grabación. Así que desde producción nos ponemos de su parte e intentamos resolver juntos el entuerto.

También hay que diferenciar lo que es un imprevisto asumible por producción y cuál es una falta de responsabilidad y cumplimiento de contrato de cualquier profesional del proyecto. En estos casos, tampoco es conveniente interrumpir la relación laboral de forma drástica ya que saldría perjudicado el proyecto. Con mano izquierda e intentando minimizar el impacto en el proyecto, desde alta producción hay que gestionar estos temas de la forma más «limpia» posible. Un consejo a aplicar según cada caso: a veces, aunque parezca que lo peor sea prescindir de alguien en medio de la grabación, puede que no sea así. Ten en cuenta el tema de la «manzana podrida en el cesto». En un trabajo como una grabación donde todo es muy intenso, y el tiempo es un factor importante, valora realizar un corte por lo sano, para salvar posibles problemáticas mayores.