Post-producción: control de daños #diario_LTLC

DSC_4437Otro dicho que es cierto sobre el área de producción es que son los que primero llegan y los últimos que se van 🙂

Cada departamento sabe sus obligaciones respecto a cuando «finalizan» los días de grabación. Pero está bien que lo incluyas en contrato o que lo hables y pactes con cada uno de sus responsables, ya que a veces se dan cosas por sentado que no se hacen y siempre que hay un «vacío», es producción quien sale perdiendo. Cosas como:

  • Recogida de todo el material técnico utilizado, guardado y organizado en la forma que se pacte.
  • Subida y carga de material a furgonetas de producción.
  • Recogida de camerinos
  • Devolución de atrezzo, vestuario, mobiliario.
  • Limpieza y desmaquillaje de actores al final de cada jornada de trabajo.
  • Orden y limpieza de localizaciones

Aún así el «fin de fiesta» puede abrumar a más de un departamento, así que desde producción habrá que tener previsto apoyo logístico para los temas más grandes, hablar de fechas con proveedores, etc.

El responsable de las localizaciones, ha de cerciorarse de que todo esté bien y según lo pactado con el propietario de la misma. Sugerencia! Si algo se rompe o hay algún problema, que te informen lo antes posible (esto es algo que has de inculcar a todo el equipo), que no teman al equipo de producción, sino que colaboren con ellos. Que no «apañen» algo roto y que desde producción no nos demos cuenta y luego nos llame el propietario con la pata de la mesa rota….. Es mejor siempre hablar con el propietario, explicar lo ocurrido y ver cómo solucionarlo.

Una vez comprobado que todo esté devuelto, proveedores satisfechos, ningún problema detectado, pasemos a comprobar la economía del proyecto, antes de entrar en la siguiente fase. Normalmente la economía se va midiendo día a día en la grabación, pero siempre está bien tras la grabación hacer una revisión profunda porque es cuando más proveedores e imprevistos puede haber.

Comprobemos que todo el mundo ha percibido sus honorarios según lo estipulado, que no ha habido ningún retraso o error con las transferencias, que toda la documentación está organizada y archivada correctamente (así si nos falta algo, será justo tras la grabación cuando lo solucionemos y no meses más tarde….).

Es interesante hablar con los proveedores (material iluminación, óptico, localizaciones, transporte, catering) de forma personal, para agradecerles el trabajo, puntualizarles cosas a mejorar, escuchar sus sugerencias o quejas, etc. así sabrás si continuar el trabajo con ellos, agradecerán tu visita y atención. Ves acompañado por el director de producción, quien será al final quien haya tratado más con ellos. El cine es un trabajo en equipo, donde intervienen muchas empresas, es bueno cuidar la relación. En el caso de Clarke’s Third Law así lo hicimos, y realmente son proveedores con los que contar. Para mi fue muy agradable ver cómo agradecían el trato que se le había dado por ejemplo al personal del catering y cómo éstos decían que todo el equipo había sido muy amable y profesional.

Es positivo dejar unos días de «cierre» de grabación, en los que realizar todas estas actividades. Hay una especie de resacón con todo el equipo involucrado. Lo ideal es dejar los discos duros con los brutos al editor para que comience a trabajar y durante esa semana de recogida, organizar todo, descansar y enfocar los siguientes pasos del proyecto, ya que como comentaba, la grabación es solo una pequeña parte del proyecto.